Mi habitación

Que a nadie se le ocurra quedarse en silencio dentro de esta habitación, que nadie se detenga ni por un segundo  a observar lo profundo.

Síganme el paso y sírvanme otro trago, rían a carcajadas, saturen los sentidos.

Que a nadie se le ocurra romper la distracción, hasta yo sigo pensando que la distancia funcionó.

Alejen el agua de mi cara y rompan los espejos de la casa, ninguno de ustedes querrá soportarme cuando caiga el telón.

Que situación tan absurda, que poco inteligente... meterte en donde no te llamaron para causar lo que nadie buscaba y después huir en medio de la nada.

Suban el volumen por favor, esto suele no suceder, no se preocupen, no quiero hacerme cargo, suban el volumen, otra vez me abandoné.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amores y otras pesadillas

Familia

Esmeralda