Entradas

Mostrando las entradas de 2015

Farolito

Desde que era una infante llevo conmigo cosas que a ti te pertenecen, en un par de ocasiones he tenido que ir al mercado en busca de una cesta más grande, pues con el pasar de los años cuando tus apariciones eran cada vez menos frecuentes iba dándome cuenta que lo que dejabas ocupaba cada vez un espacio mayor. Amo lo que dejas, lo amo en sus infinitas formas y de pies a cabeza, de tanto en tanto cuando me siento afligida les abro la puerta y dejo que se avienten sobre mí, los dejo despeinarme y halarme los cachetes, jugamos a las escondidas y siempre se detiene el tiempo cuando los hallo. Salen corriendo un par de niños a esconderse tras los bultos de arena de la finca, uno de ellos conoce perfectamente el terreno, pero la pequeña es un poco torpe, mete su diminuto y polvoriento pie donde no debe y se desploma, Farolito se levanta asustado pero inmediatamente sonríe al ver jugando a sus humanos. -¡Ya sé! Vamos a montar a caballo -Pero está muy tarde y ellos se asustan -Qué va… la asustad…
Imagen
Píntame de rosa que yo te pintaré de azul. No, no es cliché, despedazaste mi cuento de hadas y cambiaste mi final feliz por uno incierto, nubado, aventurero. Te quiero, es cierto, pero no podrás borrarme la utopía, no podría apartarme de ella; vamos, píntame de rosa que yo te pintaré de azul, iniciemos en mis reglas que ya el camino se encargará de transformar nuestra piel, nuestras almas y nuestros sueños, iniciemos en rosa y azul, son solo dos colores y no tienen que ver con esquemas occidentales infantiles, podrían solo ser blanco y negro, amarillo y rojo. Tú y yo, un tono cada uno al dar el primer paso, ya el camino teñirá de barro nuestros pies, la brisa despeinará y opacará nuestros cabellos, ¿qué tal un poco de arena blanca de la Habana?, el mar nos desteñirá hasta el cuello, quiero el verde de la selva amazónica en nuestros ojos, el cielo estrellado del desierto en nuestro rostro;vamos mi cielo, píntame de rosa, tiñe hasta el último rincón de mi cuerpo, quiero ver como nuestro…

No quiero ni querré.

Hubo un verso para la taza de café, hubo uno más para ella, pero no hallé algo para la canción de fondo. Hubo un verso para el sentimiento desvelador, hubo un par más para ella, no hubo uno para el grillo que acompañó tus largas noches mientras soñabas despierto. Hubo un verso por cada lágrima, unas cuantas docenas de rimas más para ella, no hubo una para el pañuelo que evitó un diluvio sobre el papel. Hubo un verso para los pasos improvisados del baile, hubo un poema para ella, ni una sola palabra para la noche que iluminó perfectamente cada rincón de su rostro. No hay rimas para la ambientación, no hay versos para el paisaje, no se le escribe un poema al fondo. Podría, cuando así lo quisiera, obligarte a dedicarle un par de versos  a las clavijas oxidadas de la guitarra en aquel rincón, a la flauta dulce del preescolar, a la vieja almohada que no te atreves a cambiar, a la medallita de tu primera comunión, al tan anhelado regalo de navidad, a la pequeña libreta que siempre te acompañ…

48 horas.

Buenos días mi amor
Aprovecho la magnífica madrugada de hoy para volcar mis sentimientos en el papel, aprovecho la coqueta aurora para retar los parámetros y revelar mi modus operandi. ¿Acaso no es la doncella la que debe tener un despertar de cuento con versos y rosas?, hoy seme antoja endulzar la mañana de mi prometido y a la vez usarlo como excusa para darle un final feliz a una noche de insomnio, amor, ansiedad y locura.
48 horas empiezan a desgastarse, 48 horas empiezan a danzar y a destilar, 48 horas restan para ante un público selecto hacer oficial lo que ya hemos tatuado en nuestras almas hace un buen tiempo; te mentiría si te digo que mi corazón salta sólo de amor y de alegría, ansiedad y angustia han hecho una larga fila también.
Pensar en nuestro pasado es recordar un camino de pasos suaves y firmes, lentos pero constantes, es recordar la sensación dulce y excitante de un primer beso, es sentir de nuevo mis manos sudorosas y temblorosas por encontrar las tuyas, admirar la crea…

Imposible

Imposible. No es esa una palabra que le luzca a mis  labios, no es esa una palabra que esté en armonía con el timbre de mi voz, pareciera enredarse un poco en mis dientes, sujetarse a mi lengua y no querer salir, pareciera sentirse incómoda en mi mente, encerrada, enjaulada en un lugar que no le pertenece, intentando hacer estragos  en apenas unos centímetros de espacio  en los que libertad no logra hallar, pero ahí está, ahí está en labios y mente, ahí la has dejado con sabor amargo, de traje oscuro y pesado llanto. ¿Qué lo desvela a usted? está claro que si preguntase por un quién estaría aceptando el gran estrago que ha hecho la molesta palabra dentro de mí, aún siento el control en mis manos, así que dispóngase a contarme en verso o en canto un poco de lo que a usted le roba el aliento, juro haber usado cada una de mis tácticas y después de un pequeño feedback haber desechado unas cuantas. Juro haber considerado todas las posibilidades y haberlo analizado como a nadie nunca antes,…
Vení, vení acá yo te cuento un secretico; a mi me gustan los juegos equitativos, donde si tu ganas yo gano e indiscutiblemente si yo pierdo, tu pierdes. Me gusta que si te duele me duela; que si sonríes mis dientes se asomen también, y que si yo deliro vos tengas un par de buenas razones para hacerlo después. Vení, vení acá yo te muestro una cosita; mirános las manos, tal vez estoy un tanto azucarada esta noche, o golpeada por tu ausencia, pero juntas son perfectas, firmes y cálidas. Vení tomémonos en serio, no le tengas miedo al túnel sin regreso que no hay ataduras, está lleno de libertad, y si ninguno ha vuelto de allí es porque ha decidido no regresar, vení tomémonos en serio, pero a la par; o nos mentimos o nos perdemos en nuestra inmensidad, que mientras vos te hagas el loco yo me finjo cuerda, y así hasta que vos querás, tú con cara de mi y yo con sonrisa de vos, más valdría cambiar de papel, tu cuerdo y yo loca, porque lo conocido aburre y la falsedad ahoga.

Buenas noches.

Buenas noches amigo, espero a esta hora no se encuentre su cama tan fría como la mía, espero no esté usted añorando tanto a alguien como yo lo hago. Esto es así, usted es mi amigo y yo su amiga, esto es así, nada más que cariño puro y desinteresado, noble, humilde y paciente, nada de amores obsesivos y gustos extravagantes, nada de egoísmos y delirios posesivos, porque usted es mi amigo y yo su amiga,  su sonrisa mi sonrisa y mi alegría su alegría. Esto es así, su recuerdo no me desvela, al contrario, me regala los sueños más profundos y las noches más amenas, esto es así, un amor de preescolar, tímido e inocente, dos amantes jugando a ser amigos... aunque realmente el rol de amante solo sea mío. Infinitamente agradecida con usted mi amigo. Y mientras usted me toma de la mano, ahuyenta a sus tantas seguidoras, y al dúo de fans mío, yo lo veo a usted y sonrío, que privilegio sentirlo tan cerca amigo mío, porque yo por vos me condeno a la soledad, seguime  tomando de la mano que aquel dúo …

Redención.

Casi te creo corazón, casi me quiebro, faltaba poco para desenredar el ceño y regalarte por puro gusto lo que tanto buscabas. Casi me pierdo, casi me encuentras, no hubiera sido más que un juego. Por poco y mucho, ya contaba los pasos y se fugaban los segundos, ya extrañaba las palabras y disfrutaba las historias, ya me proyectaba, ya me desvelaba, ya me asimilaba y hasta me soportaba. Casi te creo corazón, casi te anhelo, casi te sueño, casi te inhalo, casi te atrapo, casi me fugo, faltaba poco para saborear la libertad. Poca distancia corazón, poca distancia resumida en un "casi", mil caminos al borde del abismo y vos, vos en el centro del averno. Casi te creo, poca distancia, cerca del borde, un gramo más de coraje y hubiera contado como suicidio, pero casi, y casi es nada aunque para vos hubiese podido ser todo.

Invictus

Quiero dedicar un espacio a compartir el poema que más me gusta, escrito por uno de los personajes que más he admirado de la historia mundial, probablemente ya muchos lo conozcan, pero es casi inevitable no descubrir un nuevo sentido en él al leerlo otra vez.  Para quienes no lo conocían espero lo disfruten tanto como yo cuando lo leí por primera vez. INVICTUS (español) Fuera de la noche que me cubre, Negra como el abismo de polo a polo, Agradezco a cualquier dios que pudiera existir Por mi alma inconquistable. En las feroces garras de la circunstancia Ni he gemido ni he gritado. Bajo los golpes del azar Mi cabeza sangra, pero no se inclina. Más allá de este lugar de ira y lágrimas Es inminente el Horror de la sombra, Y sin embargo la amenaza de los años Me encuentra y me encontrará sin miedo. No importa cuán estrecha sea la puerta, Cuán cargada de castigos la sentencia. Soy el amo de mi destino:

Magia

Imposible, completamente imposible no soñar con una noche en la Habana, con días de largas cabalgatas en las más extensas llanuras, con guitarras afinadas junto a una fogata y un par de malvaviscos rostizados por mi improvisado experimento, imposible no escuchar el sonido de aquel rio que baña la casa de campo por la parte trasera, imposible no sentir el olor del establo y los bramidos del ternero, imposible no sentir la caricia de la brisa en mis cabellos y hasta el sonido de las palmeras que se unen dichosas a la danza de las traviesas olas, aun inocentes de su inmensidad potencial, imposible no sentir la adrenalina de nuestro improvisado vuelo, fascinados como si fuéramos un par de avestruces descubriendo el revoloteo en nuestros emplumados miembros, ilógico, irreal, ¿qué más da? ni la más audaz águila ha logrado tan excitante vuelo, improvisado como todo lo que de mí proviene, pero vuelo al fin y al cabo. Imposible no creerlo todo posible, siendo ésta la única excepción a la regla;…

Ornamento

Fue un largo camino, una gran distancia tal y como me gusta, al lado de la ventanilla para deleitarme no como un niño sino como un cachorro en su primer paseo en automóvil, casi sin poder disimular la fascinación de observar el paraíso;  verde, mucho verde en infinitas presentaciones, y en medio de las imponentes montañas y el eterno color esperanza unas cuántas manchas amarillas, guayacanes como pavos reales, cortejando mi vista con su belleza, llenos de vida, extendiendo sus florecidas ramas, dejándose acariciar por la brisa, la misma que arrebata una que otra flor para ponerla a sus pies, toda una obra de arte, un tapete amarillo, un sendero de honor. Un par de metros más adelante me encuentro frente a un pedazo de brócoli gigante, frondoso e imponente, lleno de vida, abrazado por miles de raíces, no daba lugar a un sólo centímetro carente de las más finas curvas y los más perfectos relieves. En el corazón de la majestuosidad un pequeño caserío, minúsculo y mimado, escoltado por las…

Metáfora

No, no me quedé. No me quedé a esperar que se enfriara el café sobre la mesa, no me quedé a sentir como se desperdiciaba su aroma, no me quedé a probarlo para descubrir que sabía a mierda... a mierda igual que tu ausencia, a comprobar que tu mezquino actuar es apenas comparable con su amargura. Si, tú eres tanto como ese café al que no decidí esperar, al que no decidí rescatar, eres ese café que me hubiera encantado saborear mientras aún tenía aroma, sabor, dulzura, vida. Era preciso revivir todo cuánto sucedió y observarlo de lejos, en tercera persona; dejar enfriar un café era la catarsis que necesitaba.
No, no me fui. No me fui del lúgubre recinto, mi presencia no se hacia necesaria tampoco, aún así ahí estaba, con muchas razones para partir y otras tantas para quedarme. Tenía helado hasta los huesos, un frio de muerte me invadía el pecho, no lograba percibir en mí sentimiento alguno, ahí estaba y eso era todo, no pude acercarme al cajón de madera, la gran cantidad de bellos adornos y …

Destino

Uno, dos, sígueme el paso, despacio, toma mi mano. Mira el horizonte, ahí estamos. Mira el cielo, ahí vamos. Uno, dos, ámame el paso, despacio, no sueltes mi mano.

Tarjeta para escoltar

Imagen

Epístola ideal

Déjame divagar un poco, déjame ser un poco más valiente en sueños, déjame especular y deshacerme de aunque sea un poquito de incertidumbre, no pido más.

¿qué pasaría si descubres que me basto en tu sonrisa para justificar mis días?, ¿qué pasaría si descubres que me he perdido inevitablemente una y otra vez en tu mirada?, ¿tan buena actriz soy?, creo que soy más fuerte de lo que pensaba, tal vez me ha servido la oratoria para ocultar los nervios en tu presencia, para sostenerte la mirada sin que se me escape una sonrisa, para fingir que me alegra el que alguien más te haga sonreír.

No has tenido la culpa de ocasionar este estrago en mi, tampoco la he tenido yo, ¿qué culpa podemos tener de coincidir en el camino?, ¿qué culpa puedes tener de ser un alma libre?, ¿qué  culpa puedes tener de envolverme enterita, todita sin querer?. Sos el misterio hecho hombre y yo la curiosidad hecha mujer.

¡Y es inútil!, mis Lunes se llaman Alegría, mis Lunes son bellos, y lo son porque  en algún momento voy…

Epístola segunda, una pizca de infancia

Poseo bastantes recuerdos de mi niñez,  muchos y bellos; recuerdo la niña inquieta que era, siempre revoloteando por aquí y por allá, queriendo estar en todo, clases de baile, natación, ajedrez, teatro, música, artes plásticas, manualidades, pintura... una pequeña corriendo de aula en aula, de experiencia en experiencia, amando la vida profundamente.

Tengo archivados también en mi mente un par de recuerdos no tan buenos provenientes de esos años, todos hacen referencia a un lugar, todos hacen referencia a un rinconcito del mundo que me pertenecía, un triangulo diminuto que era sólo mío. En mi cuarto, en una de las esquinas, mi madre ubicaba mi espejo, pero no lo hacía de manera paralela a los muros, sino que lo ubicaba de tal forma que entre la parte trasera del espejo y la esquina de mi habitación se formaba un espacio en forma triangular, ese era mi rincón en el mundo, el lugar al que mis amargos recuerdos infantiles siempre apelan. Esa era el lugar que me escondía cuando estaba tris…

Miserables

Imagen
¿Cómo definir aquéllas personas que no cumplen con el estereotipo social?, y no me refiero solamente a lo físico, me refiero a cualquier área del ser.

¿Le tememos a lo no nombrado? pareciera que sí, caminamos por esta vida catalogando todo cuanto hallamos, atando la libertad, explicitando lo abstracto, nombrando lo innombrable, delimitando lo infinito.

Quiero que retengas en tu mente la pregunta inicial, ¿Cómo catalogar la esencia?, ¿Qué ves en unos ojos?, ¿Qué buscas en una persona?,  quiero decir, es fácil agrupar colores, formas, estilos, tamaños, pero ¿Cómo agrupas las almas?, ¿Cómo defines la esencia de alguien?, es un intento vano, es querer atar el mundo desconocido con el mundo teórico, es forzarnos a tener el control sobre algo que en su estado natural es etéreo.

Si no cumples con el estereotipo físico serías teóricamente lo que se denomina feo, si no cumples con el estereotipo político serías teóricamente lo que se denomina  rebelde, si no cumples con el estereotipo mental serí…

Epístola interna

En un fugaz parpadeo todo cambia, de repente la vida te sorprende, sucede lo que jamás imaginaste, descubres que aunque no advertiste la venida de nada tienes que afrontar un algo... o muchos, no hay manera de huir de la situación; hay batallas en las que puedes elegir entre pelear o abandonar, en cambio hay otras de las que no puedes escapar, hay situaciones que por mucho que te rehúses a enfrentarlas, son asunto tuyo y ser indiferente no es una opción, ahí están, rondándote, atormentándote,  no tienes el control sobre ellas, y lo que es peor... tampoco lo tienes sobre ti.

Imagino mi vida perfecta, imagino mi yo soñada, divago por horas y pienso cómo sería tener todo cuánto deseo... es una pesadilla.
No quiero ser mi yo soñada, quiero esta vida, quiero esta lucha, quiero estas sorpresas, quiero estas pruebas, esta incomodidad, esta incertidumbre, quiero la búsqueda, quiero el esfuerzo, la ilusión y la desilusión, el amor y el desamor, la esperanza y el temor, la alegría y el llanto, qu…

De mí para usted, de hoy para mañana.

!Hey you! Sí, sí, tú… el de la hermosa sonrisa, mírame con los ojos cerrados, escúchame desde el alma.
Este día es sólo tuyo y serás tan feliz como tú lo decidas, Hoy no tienes límites, Hoy se ponen de acuerdo cielo y tierra para mostrarle a la humanidad esas perfectas perlas que tienes en la parte inferior del rostro cuantas veces sea posible.
Hoy eres el centro de atención de Dios, salta, ríe, ama, llora, apasiónate, duda, halla, escóndete, encuéntrate,  alcanza, camina, corre, sé libre para ser tú mismo.

Hoy es para ti, Hoy puede ser tan largo como lo desees, Hoy puede ser toda tu vida… tú mereces llamar “Hoy” el resto de tus días.
Imagen

Tras dos meses de no verle, esa noche acabó mi tranquilidad.

Buenas noches caballero… Esa primera línea, justo encima  de estas palabras ha sido fruto de un gran esfuerzo, producto de un inmenso dilema, ¿cómo nombrarte?, ¿cómo llamarte?... pensé en escribir tu nombre, un poco diplomático para mi gusto, después pasó por mi mente decirte compañero, pero compañero es más de lo que eres y mucho menos de lo que fuiste; me saldría de contexto si decidiera llamarte amor, aunque aún lo seas. Hace un par de años me hubiera sido muy fácil comenzar este intento de epístola con un “Buenas noches príncipe”, pero hoy es complejo, incoherente, ¿cómo podría llamarte príncipe?, y.. ¿Príncipe de qué?, ¿de eso que con tus manos derribaste al partir?, no puedo llamarte amigo, ni hermano, varón sería descomunal; así que por esta noche nos tendremos que conformar con que usted sea un caballero, y no uno de esos honorables hombres de la edad medieval, sino simplemente un caballero,  solo una palabra que tiene como único propósito tratar de manera formal a un individu…

Epístola primera, para usted querido lector.

Bienvenido a este espacio,  puede usted sentirse o no identificado con lo que aquí se publica, esperamos que ocasione algo en su interior, alegría, tristeza, nostalgia, ira, duda o cualquier otra emoción,  esperamos que nuestras palabras cumplan al menos con un único objetivo, alterar algo en su interior, afectarle de alguna manera porque de lo contrario serían palabras muertas, tiempo muerto.

¿Tienen nuestras publicaciones un destinatario? la respuesta a esta pregunta quedará a la imaginación de cada uno, permítase leer estos escritos no con ojos de detective sino con ojos de niño, juegue con las palabras, puede usted tener el papel que desee, escritor, musa, destinatario ideal, accidental o simplemente un curioso más en un mensaje ajeno.

¿Quién nos inspira? nos inspira el amor, el amor en todas sus presentaciones, una sonrisa, un lindo día, el beso de madre, un adolescente enamorado, el placer  de hacer lo que nos apasiona.
Nos inspira la vida, y la vida para ser vida debe contener …